Aprender a cambiar con Mindfulness

Actualmente el cambio es consubstancial a las organizaciones; las empresas se esfuerzan en adaptarse a las innovaciones tecnológicas y a las demandas de un consumidor más activo. Esta necesidad de cambio se concreta en las personas que configuran las organizaciones en términos de creatividad, flexibilidad e innovación. Sin embargo, cambiar requiere de voluntad y método. La formación orientada a desarrollar habilidades personales busca propiciar este cambio de manera que pueda ser mesurable en el contexto profesional. Y  no es tarea fácil. Por eso nos parece interesante destacar los resultados que hemos obtenido en términos de cambio de actitudes en la impartición de un curso de Mindfulness online a 250 trabajadores de la Junta de Andalucía.

Cambiando actitudes en el contexto organizativo

Instituto esMindfulness en colaboración con la empresa especializada en formación online para organizaciones Homuork, ganamos un concurso público para impartir un curso de 30 horas lectivas de Mindfulness a 500 trabajadores de la Administración General de la Junta de Andalucía con la metodología MOOC (Massive Open Online Course). Han realizado el curso un primer grupo de 259 personas y el resto lo finalizarán antes de fin de año.

Antes de empezar el curso y al finalizarlo, a los participantes se les facilitó un cuestionario llamado FFMQ (del inglés, Five Facet Mindfulness Questionnaire) que permite medir cinco actitudes vinculadas a la práctica de Mindfulness y que se refieren al desarrollo de las habilidades siguientes:

  1. Observar: tener conciencia de las sensaciones corporales internas y de las experiencias externas, como olores y sonidos; así como de ser conscientes de cómo las emociones afectan a los pensamientos y conducta.
  2. Describir: ser capaz de encontrar las palabras adecuadas para describir las sensaciones y emociones propias, incluso estando enfadados.
  3. Actuar con conciencia: prestar atención y estar concentrad@ en el momento presente; sería lo contario de actuar en “piloto automático”.
  4. No reaccionar a la experiencia interna: percibir las emociones y sentimientos perturbadores sin tener que reaccionar a ellos ni quedarse atrapados, teniendo la capacidad de parar sin reaccionar inmediatamente y dejarlos marchar.
  5. No juzgar la experiencia interna: no criticar las ideas, emociones y sentimientos propios.

Observar más, reaccionar menos

Aunque el curso requiere un nivel de práctica inferior a otras intervenciones de Mindfulness (como, por ejemplo, el curso MBSR), al finalizar el curso, los participantes mejoraron significativamente en las cinco actitudes medidas, destacando los aspectos de observar y no reaccionar (ver figura 1).

Cambios observados gracias al mindfulness

Figura 1: Este gráfico muestra la puntuación de estas cinco actitudes por los alumnos antes y después del curso online de Mindfulness; en todos se puede apreciar una puntuación mejor.

Los participantes mejoraron especialmente en el aspecto de observar, y una mejora en la capacidad de observar implica ser capaz de identificar mejor las señales del cuerpo y las emociones que suscita una situación determinada y es de gran ayuda para reconocer síntomas del estrés en el entorno laboral (fatiga, insomnio, aumento de la presión arterial, alteración emocional…) y facilitar su prevención.

Seguidamente, mejoraron en el aspecto de no reaccionar a la experiencia interna. Uno de los rasgos que caracteriza al estrés es la reactividad: ante el malestar físico y psicológico que suscita una situación que se percibe como amenazante, pueden darse comportamientos reactivos que, en lugar de contribuir a la calma y recuperación, agraven la tensión y el malestar (hiperactividad, agresividad, alimentación poco sana…). La mejora en este aspecto implica que los participantes se dan cuenta del malestar emocional pero no se dejan arrastrar hacia conductas reactivas; en su lugar, pueden parar y regular la emoción facilitando la búsqueda de respuestas más saludables y que contribuyan a un buen clima laboral.

Las mejoras obtenidas en la capacidad de describir indican una mejora en la capacidad de encontrar las palabras adecuadas, y es una habilidad fundamental para la comunicación en los equipos y para la resolución de conflictos en los que expresar adecuadamente el estado en el que uno se encuentra contribuye a una mejor comprensión y entendimiento.

El no hacer juicios, incide en una mayor autoaceptación que, a su vez, contribuye al bienestar personal y a una actitud constructiva ante las dificultades y contratiempos a los que cualquier profesional se enfrenta.

Por último, los resultados indican una mejora en actuar con conciencia. Este punto está directamente relacionado con el prestar atención al momento presente, en la concentración y atención a la tarea. En el contexto organizativo esta habilidad tiene un impacto en la reducción de los errores en el trabajo y en un aumento de la eficacia personal.

Hacia una organización eficaz y sana

Estos resultados indican que el seguimiento del curso, que han completado el 60% de los inscritos, ha tenido un efecto sobre los participantes que sería equiparable a una intervención psicoterapéutica o de coaching en términos de mejora de las habilidades relacionadas con Mindfulness y que inciden en un mayor bienestar, eficacia y entendimiento en el entorno laboral. Nos parece alentador para seguir contribuyendo a un cambio sostenible en las organizaciones.

El hecho que sea una formación online, prueba a la vez que un curso online es válido para cambiar actitudes. ¿Te animas ponerlo en marcha en tu organización?

Tienes más información en nuestra página principal sobre nuestros cursos.

2018-06-25T11:56:12+00:0025/10/2017|Blog|Sin comentarios

Deja un comentario