Hoy en día hay tanto material bibliográfico y audiovisual sobre Mindfulness disponible que es posible iniciarse en la práctica de forma autodidacta. ¿Cuál es entonces el valor de un instructor/a de Mindfulness?

Aprender la técnica de los maestros/as

El actor Rafael Álvarez, más conocido como “El Brujo” lo explicaba maravillosamente en una entrevista sobre su trayectoria: “La meditación requiere una técnica. Porque tú miras al techo un rato y te pierdes, la cabeza se te va […] La técnica es lo que hace que la meditación sea efectiva, real, prolongada y cada vez más duradera”.

La forma más genuina de aprender la técnica de Mindfulness es acercarte a los maestros/as que, por un lado, tienen más horas de práctica y por ello han experimentado muchas de las dudas, resistencias, obstáculos… que puedes encontrarte en el camino y, por otro lado, si se han formado específicamente para ello, disponen también de los recursos pedagógicos para acompañarte.

Tan importante como el qué es el cómo

Hay en la práctica de Mindfulness tres pilares: el primero de ellos es la intención, la fuerza que te mueve hacia una acción; el segundo es la atención, la capacidad de prestar atención y de discernir a qué presto atención que determina qué cosas percibo de mi entorno y condiciona mi comportamiento. Finalmente, la actitud que es el estado de ánimo con que medito.

En la práctica de Mindfulness la intención y la atención vienen a ser el “qué”: pongo la intención de estar presente y eso me permite llevar la atención al momento presente; como dice “El Brujo”, “la cabeza se te va” y tú la traes de nuevo al momento a través de la observación de las sensaciones, emociones y pensamientos. La actitud es el “cómo” y es fundamental en la práctica: si cada vez que te distraes te culpas por ello o te impacientas es muy probable que abandones.

En la actitud es donde un instructor/a de Mindfulness marca la diferencia, encarnando la amabilidad y sirviendo de ejemplo y guía a los alumnos/as, especialmente cuando se enfrentan a experiencias dolorosas, física o mentalmente.

Indagar sin perderte ni dañarte

La práctica de Mindfulness es transformadora cuando te permite explorar las razones profundas de tu comportamiento y entenderte mejor. Un instructor/a genera el espacio para poder hacer este proceso de introspección de una forma tranquila y segura, preguntando e invitando a explorar.

Fruto de este ejercicio de conexión intrapersonal y autoconocimiento emerge la posibilidad de conectar con el gozo y la alegría de vivir que es una fuente de energía y fortaleza para hacer frente a los retos de la vida cotidiana.

Practicar desde casa con la guía de un instructor/a

Si deseas practicar desde casa, cabe la posibilidad de hacerlo con el acompañamiento de un instructor/a certificado para ello.

En el Instituto esMindfulness lo hacemos desde hace 5 años a través del curso de Reducción de estrés en base a Mindfulness MBSR online, que han realizado más de 1.300 participantes y dispone de evidencias sobre su eficacia.

Sin desvalorizar las lecturas y los materiales disponibles, te invitamos a experimentar el valor de un instructor/a de Mindfulness.

Puedes hacerlo inscribiéndote al próximo curso MBSR online clicando aquí.