Foto de Mujer creado por freepik – www.freepik.es

El informe mundial sobre la felicidad 2021 que realiza las Naciones Unidas, publicado recientemente, se centra este año en el efecto de la covid 19 y trata de forma especial el impacto que ha tenido la pandemia en la salud mental de las personas. La soledad del confinamiento, el miedo a enfermar, la incertidumbre laboral, las pérdidas de familiares y amigos/as han sido experiencias con un impacto psicológico indudable. Un metaanálisis de 55 estudios publicados en todo el mundo constata un aumento de los trastornos de ansiedad, depresión y estrés postraumático, así como del insomnio.

Crear una rutina diaria de práctica de Mindfulness es una forma de reducir el malestar derivado de este contexto incierto y cambiante en el que vivimos y de cuidar de la salud mental cada día. Compartimos 4 pasos para crear un hábito inspirados en el libro de James Clear “Hábitos atómicos” que recomendamos en la newsletter de enero.

  1. Póntelo fácil: si quieres meditar cada día por la mañana, por ejemplo, prepárate un espacio para hacerlo y déjalo listo la noche anterior de forma que al levantarte no tengas que hacer nada más que sentarte. Durante bastante tiempo medité en el salón de casa, pero, con frecuencia, en los pocos metros que distan desde mi habitación hasta ese espacio me distraía hablando con mi marido o con alguno de mis hijos, o escuchando los titulares en la radio; ahora medito en mi habitación, tengo mi cojín de meditación listo junto a la cama, esperándome.
  2. Hazlo agradable: las recompensas funcionan así que puedes asociar la meditación con alguna actividad agradable como tomar una bebida saludable que te guste y crear un ambiente acogedor que invite al recogimiento, en el que te sientas a gusto. Personalmente, uso un zabutón y un cojín de meditación cómodos, así como una luz tenue y una App (insight timer) que me encanta, porque tiene un temporizador con distintos sonidos que me ayudan a estar atenta. También asocio el meditar con el café caliente y aromático de la mañana.
  3. Fíjate en el proceso: si quieres crear un hábito no es tan importante dedicar mucho tiempo o hacerlo “bien” como la regularidad; puedes empezar por meditar unos minutos al día y, una vez tengas esto consolidado, ya podrás plantearte otros objetivos, pero no tiene sentido querer mejorar algo que no está afianzado.
  4. Comprométete: como dice James Clear, lo que hace que una actividad se convierta en un hábito es la repetición; si practicas, el cerebro automatizará el proceso. Sea mucho, sea poco, hazlo cada día. Mindfulness es una práctica y en la práctica residen sus beneficios.

Las nuevas tecnologías facilitan este proceso porque hay muchos recursos disponibles online. El curso MBSR de Reducción de Estrés en Base a Mindfulness online (tanto en la modalidad asíncrona como con sesiones grupales en Zoom) es un entrenamiento para crear, en 8 semanas, el hábito de meditar cada día, para crear una mente sana, bella y eficaz.

Si quieres conocerlo mejor, puedes asistir a una charla informativa, abierta y gratuita, sobre el curso MBSR online vía Zoom los días 13 de abril (a las 12 y las 19 h, huso horario de Barcelona) y 19 de abril (a las 19h).

Haz click aquí para más información.